“¡No se lleven la Mater!”

Somos Fernando y Ana María Manjarres, de Washington DC.

Peregrinamos la Virgen Peregrina de Schoenstatt, como matrimonio, desde mayo de 2014.

La bendición más grande que hemos recibido es la transformación interior que la Mater obra en las personas. Hemos visto conversiones y el cobijamiento actuando en los corazones de las personas. La gente no quiere entregarnos la imagen después de su visita, porque sienten que con esa imagen les quitamos la compañía de la Madre.

Para nosotros es una bendición ser sus instrumentos y ver cómo Ella nos acerca cada día más a su Hijo, Jesús.

Durante este tiempo de pandemia ha sido lenta su peregrinación. El matrimonio que la ha tendido no ha querido entregarla. Este matrimonio, de avanzada edad, nos dijo: “Ella está obrando milagros en la salud de mi esposa, por favor no se la lleven.” Por eso, la Mater estuvo todo ese tiempo acompañando y cuidando a este matrimonio.

Ahora ya la Mater ha salido a visitar otras familias, que la han recibido con mucho deseo de tenerla de nuevo.

Nosotros admiramos a Don Joao Pozzobon. Es un ejemplo de vida, un hombre que nos invita amar a la Mater con obras, una persona muy especial. Su vida nos ha marcado mucho y nos enseña que cuando nos preocupamos por las cosas de la Mater, Ella se ocupa de las nuestras.

Hablar de Don Pozzobon es fácil; ser como él, es lo difícil.