Select Page

Más cerca de Dios durante la pandemia

Lina Maria Londoño-Castrillón

Coordinadora diocesana de la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt

Arquidiócesis de Miami, FL

Les saludo desde el estado de Florida donde, como saben, la pandemia nos ha golpeado fuertemente.

Mi esposo Andrés y yo, Lina María, habíamos estado recibiendo la Mater Peregrina durante los últimos 15 años, pero en tiempo de pandemia se hizo difícil rotarla. Afortunadamente, nosotros tenemos nuestro Santuario Hogar, lo cual ha sido un gran apoyo espiritual y emocional durante estos meses.

Con tanta incertidumbre a nuestro alrededor, provocada por el COVID 19, la gente se ha sentido desamparada, vulnerable.

Con la presencia de Mater en nuestra casa, durante la pandemia estábamos muy preocupados por el futuro de nuestra empresa y de las familias que trabajan en ella. Al no saber lo que podía pasar con la economía; no teníamos claro cuáles serían las decisiones adecuadas para continuar. Nuestra Madre, se instaló en nuestra casa para darnos serenidad y confianza en Ella, para quitarnos el miedo al cierre de la empresa y nos fortaleció para que no nos sintiéramos vulnerables al contagio.

Gracias a la Madre Tres Veces Admirable, que estuvo con nosotros en nuestro Santuario Hogar, aumentamos nuestro tiempo con nuestra Santa Madre y con Dios, rezamos el Rosario al menos una vez al día, asistimos a la Santa Misa en línea varias veces por semana, a veces diariamente, y dedicamos tiempo a leer libros espirituales y a profundizar en nuestra fe. Además de la transformación interior, sentimos paz y alegría.

Después de todo este tiempo de incertidumbre y oración, comprendimos que la Madre quería algo diferente de lo que ya veníamos haciendo como apostolado y nos ayudó a darnos cuenta de que somos sus instrumentos.  La Mater, poco a poco con su trabajo silencioso, me puso al frente de la Coordinación Diocesana de la Virgen Peregrina de Schoenstatt en Miami, y con la confianza que produce tener a mi Madre cerca, mi respuesta fue un SI rotundo.  Estoy segura de que también surgió de la voluntad de Dios.

La pandemia sin la Mater en casa no hubiese sido lo que fue. Nos acercó a Dios y a la Virgen María. Después de este intenso tiempo de oración, recibimos muchas gracias, y nos sentimos más fuertes para hacer la voluntad de Dios.

SIGN UP TO RECEIVE THE LATEST POST & NEWS