En Verdad les digo: si no cambian y no llegan a ser como niños, nunca entraran en el Reino del los Cielos.

Mt 18:3

Hagan lo que el les diga.

Juan 2:5

El que quiera seguirme, que renuncie a si mismo, cargue con su cruz y me siga.

Mateo 16:24

Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discipulos. Bauticenlos en el nombre del Padre y del Hio y del Espiritu Santo.

Mateo 28:19

UNA VISITA BENDECIDA

Como recibir a la Madre de Dios en nuestra Casa.

Z

Dale un lugar de Honor en tu casa o en tu trabajo.

Z

Manten un ambiente de oracion cerca de la imagen.

Z

Dedica un momento de reflexión en la presencia de la Madre Peregrina en tu casa.

Z

Reza algunas oraciones de Schoenstatt como la Oración de Consagración o cualquier otras oraciones que tu gustes.

Z

Confiá en su Poder de Intercesión y Confiále a ella tus preocupaciones y ansiedades y cualquier otra intención que tengas en tu Corazón.

otros consejos:

Z

Cultiva una practica de devocion regular, esto puede incluir oraciones diarias, ofrecimiento de flores, prender velas o simplemente tener timepo de contenplacion en silencio ante la imagen.

Z

Considera compartie tu experiencia al recibir la Mater Peregrina con nosotros. Invita a tus amigos, Familia, vecinos a orar contigo.

Z

únete a la comunidad de Schoenstatt si hay una en tu área. Participa en los eventos de la comunidad de Schoenstatt si hay una en tu área, júntense, las peregrinaciones pueden mejorar tu experiencia y dar oportunidad al crecimiento del compañerismo y espiritual.

Bendita Mater Tres Veces Admirable.,Reina y Vencedora de Schoenstatt, visita a nosotros tus hijos. Camina con nosotros, confortanos, cuidanos y cura nuestros corazones con tu amor maternal. Trae a Jesús a nuestra casa a nuestra iglesia doméstica, a la casa de nuestros seres queridos , a la de los enfermos, a los hospitales y la casa de los enfermeros, a nuestras escuelas y a todos los lugares en donde tu presencia y la de Jesús sea necesaria. Danos las Tres Gracias Peregrinas del Santuario para calentar nuestros fríos corazones, para renovar nuestra fe, y para fortalecer nuestro amor por tu hijo Jesús. Con las Tres Gracias Peregrinas, educanos y forma en nosotros nuevas personas para la nueva comunidad. Intercede por nosotros para que los amplios pasillos de la Santa Iglesia sean llenos nuevamente para adoración y gloria de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Amén.

Carol Mechler