Unidad con María

 

Oh Madre, en tu santo corazón

inscribe profundamente cada nombre.

Y como señal de que somos tuyos

escríbelo con sangre y llamas.

Con amor y gratitud infantil

tu nombre será también

profundamente inscrita en mi corazón

por toda la eternidad.