¿Qué es la Peregrina Auxiliar?

Cada Imagen Peregrina Auxiliar es una peregrina filial porque es una réplica de la original que llevaba Don Joao. Está directamente vinculada a él, porque dicha imagen es bendecida y enviada desde el Santuario de Schoenstatt en Santa María, Brasil, lugar de origen de este apostolado. Más de treinta años después de la fundación del Movimiento de Schoenstatt, en agosto de 1951, el Padre José Kentenich, fundador de Schoenstatt, dio su bendición al diácono Pozzzobon y a este apostolado.

Estas imágenes están destinadas a una diócesis, a un Santuario Diocesano o a un área específica de apostolado más amplia, bajo la responsabilidad de un responsable o de un coordinador de un área designada. La primera fue recibida por el Diácono Ubaldo Pimentel en Santa María, RS, Brasil, el 12 de agosto de 1979). Son réplicas idénticas de la Imagen Peregrina Original. Tienen las mismas dimensiones y forma. De acuerdo con la interpretación del Diácono João Pozzobon, las Imágenes Auxiliares son una continuación de la bendición del Fundador de Schoenstatt, el P. João Pozzobon. José Kentenich, entregado al apostolado de la Campaña del Rosario en el Santuario Original el 04 de agosto de 1951. Como expresión de su unidad con las fuentes originales, todas las “Auxiliares” son bendecidas en y parten del Santuario de Schoenstatt de Santa María, en Brasil, lugar donde comenzó este apostolado.

Un poco de historia

sobre los Auxiliares:

El año 1980 llegaba a su fin. La petición del Sr. Jironimo Bolsan de una rep¬lica, del tamaño de la Peregrina original, llenó de alegría a Poz¬zobon. Juan vio en él a un líder de la Campaña en el Norte. “Serás líder, como siempre lo fuiste, de nuestra Madre y Reina”, escribe. “La imagen, con bendición y ceremonia, será enviada desde el santuario. Esto significa que eres seguidor de la gran Campaña del Evangelio y del Rosario. Estás unido a las gracias más hermosas del santuario y a toda la Campaña. Sabed que contáis con las mejores bendiciones de nuestro Santo Padre el Papa. Te felicito y hago votos por el éxito, un éxito tan grande que te deje en estado de asombro”. Esta es la segunda Auxiliar de la Campaña. Se enviará desde el santuario. John sugiere que el Sr. Bolsan pase un día allí para recibir la Peregrina en el santuario. Entonces podrá “oír más maravillas sobre la vigorosa Campaña”. Vemos en Juan, al sentir que se le acaba el tiempo, una creciente preocupación y anhelo por encontrar y formar nuevos dirigentes de la Campaña del Rosario. “Es mi gran preocupación. Voy poco a poco. El tiempo se acaba. Sé que puedo separarme, no en espíritu, sino ciertamente en el plano humano. La gran organización tiene sus líderes que han escuchado la llamada de nuestra Madre. Ella los ha elegido, y tú estás entre los elegidos. Ella deposita su confianza en personas que no miden el coste del sacrificio. Así pues, permanezcamos siempre unidos en espíritu a nuestros buenos pastores”.

Los Auxiliares de Campaña fueron fruto de una inspi¬ración. “Cuando me inspiré para introducir Auxilaries…” son las propias palabras de John. En unas reflexiones escritas tituladas “Schoenstatt, un árbol siempre en flor”, Poz¬zobon establece ciertos criterios con respecto a los Auxiliares:

Se trata de réplicas fieles, del mismo tamaño que la Peregrina original.

Siempre vinculadas al Santuario Original, todas las Auxiliares partirán del Santuario Tabor de Schoenstatt, en Santa María, que es el lugar de origen de la Campaña del Rosario.

Estas fotos no deben permanecer en el santuario. Más bien deben peregrinar, pues motivan, atraen a la gente. Ella, la Madre de Dios, está presente como la madre que camina. Así, no sólo caminamos, sino que ella y nosotros caminamos juntos.

Las Auxiliares son “una prolongación de la bendición dada por nuestro padre y fundador, el P. José Kentenich, desde el Santuario Original el 4 de agosto de 1951”. Se necesita un responsable para ocuparse de cada Peregrina.

El diácono João Pozzobon se tomó muy en serio el papel de líder. En la mencionada carta a Jironimo Bolsan escribió: “La que se te confíe es tuya. Si llegara el día en que no hubiera misión, la Auxiliar volvería al Santuario”.

Con el año 1980 llegaron a su fin tres décadas de una peregrinación vigorosa e ininterrumpida. Para Pozzobon fue como un comienzo. Así lo expresaría unos años más tarde, el 11 de septiembre de 1984: “Cuando todo parezca inútil, otros continuarán esta obra de salvación mundial. Nuestros 30 años no son más que un gran comienzo. Para que el fruto madure a su debido tiempo, no podemos huir de la cruz”.

Acerca de las rotaciones

de los Auxiliares:

Las Auxiliares deben estar disponibles para eventos especiales de la Familia de Schoenstatt en el área particular. También pueden estar disponibles para actos parroquiales y diocesanos. Aunque no debe utilizarse en lugar de las imágenes peregrinas que viajan de casa en casa, puede visitar los hogares en ocasiones especiales.

Es aconsejable acompañar la imagen Auxiliar con oraciones especiales, explicaciones sobre el origen de la Campaña del Rosario y, si es posible, alguna información sobre el Santuario de Schoenstatt, como fuente principal de las gracias que aporta la imagen.

Se espera que las personas que se comprometen a cuidar de la rotación y visitas de una imagen Auxiliar conozcan el significado de esta imagen, sobre la vida y persona del Diácono João Pozzobon, y sobre Schoenstatt y su fundador.

El coordinador principal del estado, diócesis o región concreta a la que pertenece la imagen auxiliar es el responsable último de la imagen, de su rotación y de su conservación. El coordinador del área principal puede organizar las rotaciones en colaboración con un equipo o con algún individuo. Eso depende del coordinador.