Piensa en mí, oh Madre

 

Piensa en mí, oh Madre,

que mis pensamientos sean claros y luminosos;

habla en mí, oh Madre,

que mi discurso sea verdadero y recto;

obra en mí, oh Madre,

entonces mi trabajo está bien hecho;

entonces santo es mi trabajo,

mi descanso sea santo.

Penetras en mi ser,

llenan cada parte de mí,

que todos tus caminos y conducta

en mí cada uno puede ver.