La Divina Providencia

 

Conoces el camino para mí, conoces la hora,

en tus manos pongo confiadamente las mías.

Tu plan es perfecto, nacido del amor perfecto.

Tú conoces el camino para mí, eso es suficiente.